Temas
 Su denuncia
 Introducción
 Secuestro Express
 Formas de Secuestro
 Delincuentes
 Prevención
 Más Prevención
 G.P.S (satélite)
 Estadísticas
 Legislación Antisecuestro
 Negociación
 Sindrome de Estocolmo
 Secuestros en < de EDAD
 G. Especiales
 S.W.A.T
 G.E.O.F
 Grupo Halcón
 Grupo GEO - (España)
 Grupo G.E.R.I (México)
 Grupo FUDRA (Colombia)
 Fotos
 Noticias
 Noticias Diarias
 Ultimo momento
 Webmaster
 Banners
 ICQ
 Webmaster

Ya hubo 121 casos de secuestros express en el año 2002

 Secuestro en MENORES
 || Ir al INICIO || Contactate con nosotros || Favoritos
|| VIOLACIóN DEL DERECHO A LA CUSTODIA

Es cuando uno de los padres sustrae a un menor del cuidado del otro padre en forma arbitraria.

Cuando ocurren separaciones de hecho de las parejas, sin que estas acudan a las autoridades a que les definan el divorcio o su separación como pareja extramatrimonial, ocurre con frecuencia que uno de los padres queda a cargo de sus hijos y luego el otro, se los quita, más que todo, por un sentimiento de venganza hacia su exmarido o exmujer o porque quiere llamar la atención o porque no acepta los términos de la separación.

Cuando la custodia se ha definido por conciliación o sentencia de un juez de familia, violar estas decisiones constituye secuestro simple.(Fundación País Libre, 1997)

|| TRAFICO DE NIñOS 

Cuando por razones económicas (venderlo) o sentimentales (parejas o mujeres infértiles) se priva a un menor de su libertad y se le traslada a un sitio distinto al seno de su hogar. 

Los recién nacidos y menores de 3 años son víctimas frecuentes de plagio para diversos fines. A los infantes los sacan de la clínica u hospital y su madre nunca vuelve a verlos. También se da el caso de que la madre sale a la calle con el bebé, los secuestradores la interceptan, le dan burundanga y le quitan al pequeño de sus brazos.

(Fundación País Libre, 1997)

|| ASPECTOS PSICOLóGICOS CUANDO EL NIñO ES SECUESTRADO

Cuando secuestran a u niño, la familia vive una situación que se asemeja a la muerte misma. Para los padres cuya función es la de cuidadores y protectores, el hecho de que uno de sus hijos sea llevado de su lado, amenaza su integridad física y mental. La vivencia que tienen durante el secuestro de un hijo es similar a lo que sería un infierno. El dolor, la angustia y la desesperación se intensifican con el paso de cada minuto; viven ellos un cautiverio igualmente difícil.

Los niños son secuestrados en diferentes lugares: saliendo del colegio, llegando a la casa, en el bus, en el parque, muchas veces ingenuamente les creen a los secuestradores cuando les dicen que vayan con ellos por lo que los van a llevar al circo, a comprar un juguete o a comer algo rico.

Las condiciones en que son trasladados entre barrios de una misma ciudad o entre distintas ciudades varían. En algunos casos los secuestradores para facilitar dicho traslado dopan a los niños con medicación fuerte para que dormidos no hagan ruido y no griten, evitando que otras personas se den cuenta del secuestro. En otros casos, es a los padres a quines dopan para que no puedan actuar mientras su hijo es secuestrado.

Los secuestradores durante el cautiverio le dicen mentiras al menor sobre sus padres, como por ejemplo: "que ellos están metidos en malos negocios, que no los quieren, que lo dejaron a su cuidado mientras se iban de vacaciones, que hasta que no regresen del viaje él no volverá a su casa o que hasta que no paguen una gran deuda no lo van a dejar ir".

Secuestrado el niño sufre mucho. Además de estar alejado de sus padres y hermanos, y oir cosas que no son ciertas en las cuales empieza a creer, también es victima de amenazas de muerte. Cuando el niño es dejado en libertad para volver a casa, igualmente vive situaciones que en ocasiones resultan más difíciles que el cautiverio mismo, por los temores y las culpas que este evento desencadena.

(Fundación País Libre, 1997)

|| REPERCUSIONES PSICOLóGICAS

El secuestro ocasiona en los niños una grave descompensación en su desarrollo normal y dependiendo de la edad, pueden sufrir severos traumatismos de tipo psicológico.

Pasado el cautiverio los niños pueden presentar desde pequeños cambios en el estado de ánimo, (períodos oscilantes entre alegría y tristeza), regresiones significativas en su comportamiento (volver a orinarse en la cama, volver a chupar dedo, hablar a media lengua, etc.) hasta estados críticos de mutismo (perdida voluntaria del habla), autismo (bloqueo total de la comunicación), etc. Estas reacciones varían de acuerdo a cada niño y a su edad.

Los niños menores de 6 años no entienden lo que significa un secuestro ni sus razones; experimentan durante el cautiverio un profundo sentimiento de abandono y una intensa angustia frente a la separación de sus padres. Por lo general se culpan a sí mismos de lo ocurrido o le adjudican explicaciones de tipo mágico a esta situación.

La separación abrupta de los padres, en el niño que ha sido víctima del secuestro, produce especialmente en los más pequeños un grave trastorno afectivo, debido principalmente a que la estabilidad emocional en edades tempranas depende del vinculo materno. Estudios realizados con niños que han vivido situaciones de guerra han mostrado que a los niños pequeños no les importa las bombas ni los tiros, etc, mientras se encuentren al lado de su madre.

Los niños mayores de 6 años son menos vulnerables al ambiente extrafamiliar, ya no dependen tanto emocionalmente de su núcleo familiar, diferencian mejor entre lo bueno y lo malo de algunas situaciones, aprenden a través del colegio nuevas cosas del mundo distinto a su familia.

Algunos pueden entender lo que significa el secuestro aunque no se explican las razones y aunque también se observa un inmenso sentimiento de abandono durante el cautiverio, los elementos cognoscitivos que están desarrollando en esta edad les posibilita un mayor control de la situación. Esto no quiere decir que a niños más grandes no les afecte profundamente el cautiverio. Quiere decir, que el traumatismo que sufren los niños mayores de seis años se evidencia de una manera más específica:

En los días posteriores a la liberación pueden tener pesadillas, temores, miedos a salir de la casa, alteraciones del sueño y en la comida, sus estados de ánimo pueden variar súbitamente; de pronto que no tenga deseos de hablar de lo sucedido o hablar reiteradamente sobre la situación.

Pueden mostrare conductas agresivas, actuando como sus captores, pueden mostrar un excesivo retraimiento, apatía y desinterés.

Con el paso del tiempo estas reacciones van desapareciendo y el comportamiento del niño tiende a normalizarse. Se habla de trauma cuando pasados cuatro meses, estos comportamientos aún no desaparecen.

En los jóvenes entre 12 y 18 años, el secuestro puede producir serios daños psicológicos. Aunque en esta edad se poseen las suficientes herramientas cognoscitivas para entender lo que es un secuestro, se pueden observar bruscos cambios comportamentales durante largos períodos de tiempo (por ejemplo de extrovertidos a introvertidos, de sociables a apáticos, etc.)

Los muchachos a esta edad suelen presentar confusiones y ambivalencias que les genera su relación con los secuestradores, dependiendo del trato que estos les hayan dado: algunos tienden a identificarse con sus captores, a compartir sus opiniones. Otros, en cambio, albergan profundos sentimientos de venganza y rencor.

Así mismo, no hablan de la experiencia vivida con sus padres o personas del núcleo familiar. Experimentan intensos sentimientos de incomprensión, de no encontrar "un sitio en el mundo" lo que en muchas ocasiones les acarrea conflictos con relación al futuro y las perspectivas de vida.

Con el paso del tiempo estas reacciones van desapareciendo y el comportamiento del joven tiende a normalizarse; paulatinamente empieza a comportase de la misma forma en que lo hacía antes del secuestro.

Los chicos poseen una gran capacidad de recuperación física y mental, y por esta razón es importante tener en cuenta todos los cambios que puedan presentar y el tiempo en que vuelven a su comportamiento habitual. Se habla de trauma psicológico si pasado más o menos cuatro meses, las reacciones extrañas, anteriormente anotadas, aún no desaparecen.

Existen cuatro factores que influyen notablemente para que el menor secuestrado presente o no síntomas de trauma psicológico:

1. Las condiciones físicas y emocionales del cautiverio.

2. Los recursos de personalidad y manera de ser.

3. La vinculación afectiva que tenga el menor con sus padres y hermanos.

4. Las redes de apoyo social con que cuente él y su familia.

(Fundación País Libre, 1997)

|| RECOMENDACIONES PARA PADRES Y FAMILIARES

Se considera Trauma cuando el menor no recupera su habitual manera de comportarse pasados cuatro meses de recobrada su libertad.

  • Un niño que ha sido victima de secuestro se encuentra frágil y vulnerable. Para ello es clave, brindarle afecto, comprensión y compañía. La presencia de los padres, el acercamiento físico positivo y la ternura, infundirán de nuevo confianza en él.

  • No siempre el niño entenderá lo que le sucedió. De acuerdo a su edad, el niño se explicará o no el secuestro. Es importante ayudarle a expresar sus ideas y sentimientos en relación al hecho, sin juzgarlo, y explicarle e su leguaje lo que realmente sucedió.

  • Recibir al niño amorosamente

  • Cuéntele una y otra vez lo que significó su ausencia.

  • Explíquele lo que sucedía en la casa mientras él estaba fuera.

  • Muéstrele las notas que enviaron sus amiguitos.

  • Cuentéle todo lo que la familia hizo, si buscó a las autoridades, los diferentes tipos de ayuda que recibieron.

  • No se sorprenda si escucha de s hijo frases feas utilizadas por los secuestradores.

  • Insístale amablemente que esa situación ya pasó.

  • Recuerde que el niño puede temer a una nueva separación de sus padres o sentir que fue culpa de él. Es importante explorar con él las razones y los temores que él tiene.

  • Ayúdele a expresar sus sentimientos e deas respecto al secuestro y explíquele lo realmente sucedido.

  • Confíe en la capacidad de asimilación y adaptación que poseen los niños.

(Fundación País Libre, 1997)

|| ---

---

>>>
SIGUIENTE PÁGINA

 







Prohibida cualquier tipo de reproducción o copia de la información sin previo aviso.© Copyright 2000-2001-2002-2003 | By ManosDigitales